Condenas por malas prácticas molesta a médicos

0
33

Santo Domingo.-Las condenas por malas prácticas médicas no suelen darse con frecuencia en el país o son manejadas con discreción.

Algunos pacientes que denuncian duran años para poder lograr una sentencia que los indemnicen por los daños provocados a la salud, que en muchas ocasiones, son irreversibles.

En apenas dos semanas, dos centros de salud en el sector público y privado han sido condenados a pagar alrededor de 25 millones de pesos en condenas por malas prácticas.

Vale aclarar que estas se encuentran relacionadas con la responsabilidad civil de los profesionales de la salud y en un sólo caso pueden estar involucrados más de 10 especialistas.

El más reciente de los casos es el del Centro de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telecomunicaciones (CEDIMAT), el cual fue condenado al pago de una indemnización de RD$15,000,000.00 a favor de Ramón Aquiles Vargas y Teresa de Jesús Vargas Rodríguez, esposo e hija de Paula Antonia Rodríguez.

La Primera Sala de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional también lo sentenció a pagar RD$1.1 millones a los demandantes, que corresponde a lo pagado por la familia a la clínica.

Al detallar la situación, se establece que Rodríguez Morales, de 65 años, falleció en ese centro el 16 de junio de 2015, al contraer una infección intrahospitalaria, que adquirió tras un procedimiento quirúrgico para eliminar el dolor de espalda.

El otro caso se dio a conocer la semana pasada, donde se condenaba al Hospital Traumatológico Ney Arias Lora al pago de 10 millones de pesos a favor de Félix Julián Encarnación, a quien en el año 2018 le fue amputada una pierna por supuestamente contraer una bacteria en el centro.

Sin embargo, este paciente fue llevado al hospital en 2016 por un accidente de tránsito; fue intervenido nuevamente el 20 de noviembre del 2017 y finalmente en 2018 se le amputó la extremidad al ver que el miembro no estaba viable. Además, según explicó el actual director del centro, Julio Landrón, la bacteria que alega que tenía el paciente no se encuentra en ningún hospital sino en las heces.

Anteriormente, la Clínica Corazones Unidos recibió dos sentencias. Una de ellas fue en reparación por daños y perjuicios en un procedimiento oftalmológico que desmejoró la vista de la paciente y por lo que tuvieron que indemnizar por 1.5 millones de pesos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí