¿Cómo afecta el ibuprofeno a la salud de los riñones?

0
264

El ibuprofeno es uno de los medicamentos más usados para aliviar molestias y dolores corporales. De hecho, muchas personas no piensan en que les está afectando negativamente a su salud. Ya que su ingesta por cuenta propia está muy normalizada desde hace varios años.

Está indicado para la fiebre, para tratamientos de dolor de intensidad leve o moderada, como es el caso del dolor de cabeza, o para el tratamiento de la artritis, entre otros usos.

Pero como cualquier otro medicamente, debemos tener en cuenta los posibles efectos secundarios que puede ocasionar en nuestro organismo.

A la larga, el consumo constante y sin control de ibuprofeno puede afectar a algunos de los órganos vitales que tenemos en nuestro cuerpo. Como por ejemplo al hígado o a los riñones.

Un estudio reciente de la Universidad de California (Estados Unidos), ha concluido que uno de los efectos adversos más comunes del ibuprofeno es que afecta en gran medida a la salud de nuestro hígado.

Pero también puede afectar en gran medida a la salud de nuestro riñones. Causando la aparición de enfermedades renales graves y enfermedades relacionadas con el sistema cardiovascular.

Así afecta el ibuprofeno a los riñones

En España se contabilizan actualmente más de 4 millones de casos de personas con insuficiencia renal debido a diferentes factores.

Además, cada año se calcula que cerca de 6.000 pacientes van a necesitar un tratamiento renal sustitutivo. Como por ejemplo hemodiálisis, trasplante renal o diálisis peritoneal.

Normalmente aparece en personas de más de 65 años de edad, aunque cada vez se da más en personas jóvenes.

Esto es debido, entre otras cosas, a la ingesta masiva de ibuprofeno en cualquier momento del día y por cualquier circunstancia.

Y es que, a pesar de que no nos demos cuenta en el momento, el ibuprofeno va a ir dañando nuestro riñones con el paso de los años. Haciendo que estos vayan perdiendo su eficacia y se vayan deteriorando a medida que crecemos.

Por ello, controlar la ingesta de ibuprofeno y tomarlo solo cuando es realmente necesario marcará la diferencia a la hora de disminuir el número de personas con problemas renales.

El ibuprofeno pertenece a la familia de los Antiinflamatorios No Esteroideos (AINES). Estos pueden ser tóxicos para los riñones de dos maneras:

  1. Producen lesiones crónicas en los riñones en un corto período de tiempo.
  2. Eliminan la producción de ciertas sustancias que intervienen en el mecanismo del dolor.

Por lo tanto, si perdemos le efectividad del funcionamiento normal de los riñones, vamos a sufrir las consecuencias en el futuro. Algo que realmente hará que nuestra salud se vea perjudicada en gran medida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí